gggg

martes, 21 de febrero de 2012

FOTOPERIODISMO. La fotografía que incomoda

Click, una imagen. Click, otra. Click, una más. Y así, continuamente. Las imágenes nos rodean. En los libros, en el ordenador, en la televisión; en casa, en el trabajo, en los lugares de esparcimiento. Fotografías que nos transmiten belleza, nos hacen sonreír, nos transportan a lugares exóticos y nos traen a gente del pasado. Y también fotografías que nos conmueven, nos producen malestar, amargura o estupor y nos recuerdan lo difícil que resulta vivir en este nuestro mundo. 
 Fotoperiodismo, la fotografía que incomoda
Miraba la foto sobre la construcción del Empire State que ilustra la propuesta de visita-taller a laexposición de Lewis Hinetan conocida y atrayente y pensaba ‘eso sí que son medidas de seguridad’, en un intento de bromear con un asunto serio: la denuncia de unas penosas condiciones laborales. ¿Qué eso era hace casi un siglo? De acuerdo. Pero la realidad es tan tozuda que la fotografía periodística nos trae una y otra vez hasta la mesa del desayuno situaciones atroces en infinidad de lugares, aquí y fuera.
 imagen asociada al contenido
Confieso que conocía muy poco de Hine, fotógrafo y sociólogo, de su compromiso feroz con los derechos de los trabajadores y los inmigrantes desorientados y desconcertados al llegar a Ellis Island en Nueva York; con los niños trabajadores y sobre su colaboración con la Cruz Roja. He aprendido mucho.
Compromiso. ¿Tiene el periodista el compromiso, la obligación de mostrar a través de sus fotografías no sólo lo que sucede sino, además, hacer que sirvan como denuncia de situaciones injustas, de personas silenciadas y conflictos olvidados? ¿O debe prevalecer el componente estético que sin duda tiene la fotografía? ¿Es posible conjugar ambos?
Recuerdo mi visita el año pasado a la exposición “Desaparecidos” del fotoperiodista Gervasio Sánchezsobre desapariciones forzosas en lugares tan diversos como Chile, Guatemala, Irak, Bosnia-Herzegovina o España. Allí supe también de su proyecto “Vidas minadas” y su denuncia sobre las consecuencias brutales del uso de las minas antipersonas. Conocí, además, que en su discurso al recoger el premio Ortega y Gasset de periodismo pronunció un discurso incendiario acusando a los sucesivos gobiernos españoles de permitir la venta de armas a países en conflicto o directamente en guerra. Parece ser que su intervención no fue muy bien acogida y, paradójicamente, recibió poca cobertura en los medios…
 imagen asociada al contenido
Fotografías que nos incomodan y remueven nuestra (mala) conciencia. Bienvenidas sean.

1 comentario:

  1. Thanks for sharing this information and beautiful picture.. They are really stunning... You did a great job.
    retoque foto

    ResponderEliminar