gggg

lunes, 30 de enero de 2012

Grande, muy grande, Mario Rubio!!!

Espectacular masterclass que nos ofreció Mario en Massanassa el pasado 28 de Enero. Genial para sus seguidores, que tiene a cientos y maravilloso para los que aun no conocían su obra. El salón abarrotado con mas de 150 personas de mas de 35 poblaciones diferentes llegadas a esta pequeña localidad.
Aconsejo a todos aquellos que de una forma u otra aman la fotografía no dejen de seguir a Mario. Excelente calidad humana, buen comunicador (es difícil no aprender con él), y una persona de cercanía impresionante-
Con él cualquier sombra será un objetivo a fotografiar, cualquier ruina una propuesta interesante, una chatarra un proyecto de "fotón" y cualquier luz en el cielo una fantasía a desarrollar.
Aquí os dejo una pequeña muestra de lo que fue el acto. En youtube hay infinidad de vídeos de Mario Rubio.

martes, 24 de enero de 2012

FOTOPERIODISTAS. SOMOS MALTRATADOS

Ponerse una medalla
Por Eduardo Parra.- La semana pasada me asignaron cubrir el inicio del juicio al magistrado Baltasar Garzón. Era un acontecimiento muy mediático, y precisamente por ello el Tribunal Supremo organizó un "mudo" (lo que en la jerga vendría a ser ese espacio de tiempo generalmente previo al comienzo de una reunión en el que los medios gráficos pueden pasar para tomar imágenes). Así lo hicimos: llegamos y fotografiamos al juez a su llegada y luego un poco más cuando éste ya estaba sentado en el banquillo, segundos antes de que se declarase abierta la sesión. Finalmente nos fuimos porque nos echaron.La sorpresa llegó después, cuando apenas salíamos y las ediciones digitales ya empezaban a ilustrar los avances de la crónica. Usaban para ello las fotos que en el interior de la sala estaban haciendo los redactores con sus teléfonos móviles. De calidad técnica mediocre, estas imágenes ciertamente tenían mucho más valor informativo que las nuestras, y por ello se colaron directamente en las portadas de los medios on-line. Contra eso nosotros, los fotoperiodistas, no podíamos competir.
En otro rincón de España, concretamente en Castellón, un chaval de instituto fotografiaba por esas mismas fechas a sus compañeros, tapados todos con mantas y batas para combatir el frío en clase. Ese joven hacía, sin saberlo, de periodista. La imagen saltó con rapidez de las redes sociales a la prensa. Contra esa foto nosotros, los fotoperiodistas, tampoco pudimos competir.
La diferencia entre el primer y el segundo caso es evidente, y pone de manifiesto una vez más el maltrato que la fotografía sufre en la prensa últimamente. Mientras que la foto de Castellón constituye un excelente ejemplo de periodismo ciudadano y de cómo la fotografía digital ha permitido dar voz a los sin voz, el primer caso demuestra que cada día más los fotógrafos somos informadores de segunda. Que un redactor haga una foto ya no se considera sólo correcto, sino que es obligatorio e incluso hay recompensa por ello. Que un fotógrafo haga una pregunta es, simplemente, inconcebible.


No contentos con hacer fotos cuando
no hay fotógrafos, ahora los redactores
también las hacen cuando sí los hay
¿Se imaginan a un fotógrafo o un operador cámara preguntándole al presidente del gobierno de turno sobre la prima de riesgo durante el "mudo" de una reunión? Sería el acabose. Sin embargo, que un redactor desenfunde su móvil para hacerse con la foto de portada es visto por todos como lo más normal del mundo.
En el Tribunal Supremo algunos de mis compañeros se enfadaban -no sin razón- tras constatar que, mientras a los fotógrafos nos prohibían estar a menos de cinco metros del juez Garzón, los redactores podían acercarse a charlar con él y, por supuesto, sacar su teléfono para tomarle una fotografía. ¿Pero qué doble vara de medir es ésta? ¿Dónde queda el respeto profesional?
Las circunstancias están empujando al fotoperiodismo tan al borde del precipicio que ahora mismo tenemos más cuerpo colgando que en tierra. No contentos con hacer fotografías cuando no hay fotógrafos, ahora los redactores también las hacen cuando sí los hay. Así nos va.
Cierto es que este mundo no es perfecto y que hay medios que no pueden de ninguna manera permitirse a dos periodistas para realizar una cobertura. Pero lo que no entiendo -o mejor dicho, miedo me da entenderlo- es el comportamiento de esos redactores que, por ponerse una medalla más, hacen su foto con el iPhone para vender una crónica más completa incluso a costa de pasar por encima de sus compañeros fotógrafos.
Que se saque una fotografía donde no ha habido ni habrá fotógrafo es una cosa. Pero otra muy distinta es sacarla mientras el fotógrafo está haciendo también su trabajo. Ojalá algún día nuestros compañeros redactores usen el teléfono no para fotografiar, sino para llamar al correspondiente departamento de comunicación y quejarse de que allí donde debería haber un fotógrafo no lo hay.

sábado, 21 de enero de 2012

¿ES PERIODISMO UNA FOTO EN HDR?

Hola a todos.
Ayer pude ver un artículo en una revista que ha salido nueva y que podéis visitar en http://paper.li/fotodng/1313880854 y escrito por Ramón Peco que nos puede hacer pensar a muchos, sobre todo a aquellos que venimos o hemos pasado por la fotografía de prensa. Aquí lo reproduzco.

¿Es lícito usar una fotografía HDR para fines periodísticos? ¿Se trata de una manipulación o es sólo edición? La polémica la sirvió caliente y en bandeja hace unos días el histórico rotativo The Washington Post tras colocar en su portada una imagen realizada con esta técnica, consistente en fusionar varias tomas de una misma escena para mejorar el rango dinámico final. Es el flashazo destacado de una semana en la que también hemos visto en color algunas fotografías de antaño realizadas en blanco y negro.
El hundimiento del Costa Concordia visto desde el espacio. El trágico naufragio en aguas italianas del crucero Costa Concordia está copando las páginas de la prensa. Entre las muchas fotos del accidente que han aparecido en los medios, nos ha llamado la atención una imagen captada por satélite y publicada en la web de la BBC.
Ramón Peco

miércoles, 11 de enero de 2012

CONSTRUYE UN SOFTBOX O CAJA DE LUZ

Bueno, hoy no lo quiero hacer muy extenso. Simplemente voy a mostraros un vídeo de la construcción de una caja de luz (en español) o una SOFTBOX, (en inglés). Ahí va eso!!!

sábado, 7 de enero de 2012

Otra de ESTUDIO


Un esquema básico de iluminación para fotografía de estudio comparte muchas características con la disposición de lámpara para televisión o cine, ya que la imagen en movimiento heredó estas técnicas de la fotografía, que a su vez las tomó de la pintura y el teatro. Esta es la razón por la que, al igual que en televisión, la iluminación básica para fotografía consta de tres elementos, que son los siguientes:
  1. Luz principal Es la lámpara más potente, y en fotografía casi siempre se usa con difusores para hacerla más suave; es decir, para evitar sombras y brillos fuertes. Cuando decimos que la fotografía hereda esquemas de iluminación de la pintura, es imposible olvidar la luz Rembrandt, que describe la ubicación clásica de la luz principal. Según esta regla, la lámpara debe estar a45 grados en horizontal y 45 grados en vertical con respecto al sujeto.
  2. Luz de relleno Es una luz de menor intensidad que la principal, y con igual o mayor difuminado, de modo que sea lo más suave posible. Su función es la de eliminar las zonas de penumbra originadas por la intensidad de la luz principal. En realidad, muchos fotógrafos no utilizan otra lámpara para esto, si no que colocan alguna superficie refractante, es decir un rebote, al otro lado del sujeto. Pero este método solo sirve para planos muy cerrados, ya que es efectivo a unos pocos centímetros.
  3. Luz de fondo Es una luz de mediana intensidad, que se focaliza y apunta al fondo del encuadre a través de la adición de algún accesorio de iluminación como pantallas de bloqueo o un cono o snoot. Su función es la de compensar la iluminación en la zona de primer plano, de modo que el fondo no se vea demasiado oscuro.
En eso consiste un esquema básico de iluminación de fotografía de estudio. Ahora, hay cientos de variaciones posibles, y cada fotógrafo tiene sus favoritas, al punto que se vuelven casi firmas personales. A continuación, dejamos una lista de las más usuales:
  • Agregar una luz cenital. Una lámpara que desde arriba, apunte directamente a la parte superior del sujeto. Suele utilizarse en la fotografía de retrato, sobre todo con modelos femeninas, ya que aporta brillo al cabello largo. Potencia media-baja, sin difusores, y si es posible con un snoot. El resultado debería ser muy bueno.
  • Utilizar una sola luz, Como para emular completamente a Rembrandt y dejar la mitad del sujeto en las sombras. Si el fondo es también oscuro, estaríamos hablando de fotografía en clave baja, en la que predomina la sombra. Por lo general crea un efecto bastante dramático, sobre todo si la luz se focaliza y/o se desplaza hacia arriba o hacia abajo, de forma que crea sombras alargadas.
  • Usar dos luces de igual intensidad, o lo que es igual, usar dos luces principales, una a cada lado del sujeto. Esto no es aconsejable al hacer retratos, ya que la ausencia de sombras hace que el rostro se vea plano. Sin embargo, bien manejado, es un recurso indispensable para la fotografía de productos.
  • Que la luz principal sea frontal Aunque las fotos tomadas con los flashes internos de las cámaras son el horror de todo fotógrafo de estudio que se respete, este tipo de luz puede resultar interesante. Poco difuminada, como con un difusor de flash de zapata o un beauty dish, se consigue un contraste alto. Además, esa posición de la luz nos hace pensar en fotos improvisadas, espontáneas y hasta cierto punto no consentidas. Es un recurso muy usado en moda.

miércoles, 4 de enero de 2012

FOTOGRAFÍA DE ESTUDIO

 Aunque el tema es muy amplio, en este post intentaremos cubrir los aspectos más básicos, y los ampliaremos en otras entradas de acuerdo a sus preguntas y comentarios. Comenzaremos con las cinco cosas esenciales:
*1. Consigue un espacio: Obivio, ¿no? Para comenzar a hacer fotografía de estudio necesitas un estudio. Pero no tiene que ser un piso completo y pintado de blanco y perfectamente iluminado. Cualquier espacio con una pared de 3 o 4 metros de ancho y unos 5 metros despejados frente a ella será suficiente para comenzar. Lo importante es que lo designes como tu espacio de trabajo y lo respetes. Tener un espacio exclusivo para ese uso sería lo ideal, pero siempre puedes usar la pared de tu habitación o la sala, y montar y desmontar el estudio cuando sea necesario. Ten en cuenta que aunque no es necesario llevar tu estudio a cada encargo, siempre es bueno tener algunos accesorios portátiles por si debemos hacer sesionesen exteriores o locaciones especiales.
*2. Necesitas buenos lentes, porque la fotografía de estudio se trata de captar todo el detalle posible para hacer ampliaciones o catálogos en línea en los que se puede hacer zoom sobre la imagen; y para eso necesitas objetivos muy nítidos.Cualquier lente mejora su rendimiento cuando su diafragma se cierra por encima de f6.3, pero solo los mejores alcanzan el detalle que vemos en grandes ampliaciones. Aunque se usan algunos lentes zoom de alto rendimiento, como el 16-35mm L y el 24-70mm L de Canon, lo más común es usar lentes fijos, como un 85mm o 135mm para primeros planos, un 50mm para planos medios, y un 28mm para cuerpo entero. Otra ventaja de los lentes de distancia focal fija, es que estos suelen alcanzar el rendimiento suficiente para estudio a aperturas menores, como el 50mmf1.4 del que les hablé ayer.
*3. Un fondo sin fin. Gramaticalmente no tiene sentido, pero fotográficamente es el rasgo característico de cualquier estudio. Se trata de un fondo curvo que hace las veces de pared y piso, sin que se perciba unión alguna. En los estudios más grandes se montan rampas permanentes, pero muchos profesionales prefieren lonas o grandes pliegos de papel, ya que son portátiles, más baratos, y fáciles de lavar o reemplazar. El más usado es el de color blanco, ya que facilita el procesado de las imágenes, pero los hay de todos los colores y tamaños, de acuerdo al encargo fotográfico.
4. Las luces de estudio son básicas, ya que si tenemos lentes trabajando con pequeñas aperturas para obtener su mejor rendimiento, necesitaremos luz extra. Pero no desesperes, que no tienes que comprar 3 o 4 flashes de 500w cada uno.Para comenzar, basta con 2 o 3 *speedlites (los flashes que se montan sobre la cámara), bien distribuidos y optimizados con accesorios como softboxes, sombrillas, snoots o beauty dishes. Ya hemos hablado un poco de equipos de iluminación hace unos días, pero te hará falta nuestro último consejo…
*5. Domina la luz, porque después de todo la fotografía se trata de eso. En el estudio es lo más importante, ya que contamos con dos, tres o más fuentes de luz de distinta intensidad y características, que debemos mezclar para obtener un resultado agradable y/o expresivo. Para alcanzar esto, debes hacer dos cosas:
  • Practica todo lo que puedas. Busca amigos, familiares y conocidos, y haz sesiones que te sirvan para experimentar con distintas configuraciones de luz. Es mejor si no todos tus modelos son bonitos, ya que así aprenderás a usar la luz para encontrar “el mejor ángulo” de cada persona.
  • Lee manuales y mira fotos para que aprendas del trabajo de otros. No tienes que volver a inventar la rueda. Esto no quiere decir que pasarás tu carrera como fotógrafo copiando a otros, si no que todos comenzamos por estudiar y repetir lo que funcionó antes.